Posteado por: iessierradeguadarrama | febrero 3, 2010

Gustav Mahler, uno de los mayores compositores de la historia.

por Marina Alexander Adarraga, 4ºB.

Probablemente hayas oído alguna vez hablar de Mahler, famoso por ser un gran músico… Quizá es hora de profundizar un poco en su vida y saber realmente quién era Gustav Mahler.  

Mahler fue un compositor y director de orquesta austriaco. Curiosamente, en su tiempo se le valoraba y conocía por dirigir orquestas más que por su música; de hecho, él mismo decía que sus composiciones no serían valoradas hasta cincuenta años después de su fallecimiento, y así fue. Ahora, es considerado uno de los mejores y más grandes sinfonistas de este género.

Como intérprete, destacaba en la ópera, sin embargo, como compositor se centró principalmente en la forma sinfónica y en el lied, a veces incluso fusionándolos.

“Componer una sinfonía es construir un mundo con todos los medios posibles”.

 Solía introducir elementos de distinta procedencia en sus trabajos, lo cual, en su tiempo y circunstancias, provocó en la gente cierta hostilidad hacia su música, aunque siempre hubo un grupo que le apoyó con sus nuevas ideas y aportaciones.

A pesar de que hoy se le considera un gran músico especialmente por sus composiciones, le costó mucho tiempo hacerse un hueco en el repertorio de las grandes orquestas, ya que había elementos de su época que le dificultaron la llegada a la fama.

Pero en 1897 por fin tuvo una magnífica oportunidad, ya que le ofrecieron dirigir la Ópera de Viena, eso sí, con una condición: debía dejar a un lado sus creencias judías y abrazar la fe católica. Mahler aceptó y estuvo diez años al frente del teatro, formándose aún más como músico, y pudiendo dar a conocer sus nuevas obras.

 Sin embargo, llegó una dura racha para Mahler, ya que le diagnosticaron una afección cardiaca, y no sólo eso: una de sus hijas murió. Estos dos hechos le llevaron a dimitir de su cargo en 1907 y a aceptar la titularidad del Metropolitan Opera House y de la sociedad filarmónica de Nueva York, hasta que en 1911 regresó a Viena enfermo.

 Mahler se autodefinía como un compositor de verano, ya que, como él mismo decía, era la única estación del año en la que podía dedicarse por completo a sus propias obras.

 En el catálogo de sus obras encontramos diez sinfonías, aunque la décima está inacabada ya que murió antes de terminarla. A partir de la Quinta todas ellas empezaron a mostrarse más trágicas y melancólicas, siendo un claro ejemplo “La canción de la tierra”. Aquí dejo un enlace para quien quiera escucharla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: