Posteado por: iessierradeguadarrama | diciembre 17, 2010

El espejo o la novela realista

Siguiendo la afirmación del escritor realista francés Stendhal («Una novela es un espejo que se pasea por un ancho camino. Tan pronto refleja el azul del cielo ante nuestros ojos, como el barro de los barrizales que hay en el camino”), en la clase de Lengua de 4º B se propuso elaborar redacciones en las que se reflejase una de las realidades que se viven en nuestro instituto con mayor intensidad día a día, de cincuenta en cincuenta minutos… los cinco minutos de cambio de clase. Muchas gracias a Pablo Ortega y a Álex Rodríguez por sus excelentes trabajos…

PABLO ORTEGA, 4º B

El estridente sonido del timbre siempre estaba acompañado de la estampida provocada por una marabunta de alumnos, que hacían temblar los cimientos del edificio, y por un millar de sillas arrastrándose al unísono sobre las moteadas y roídas baldosas.

El ambiente estaba recargado con olores que ofendían al olfato: un aroma mezclado con olores de desodorantes que intentaban combatir desesperadamente el hedor del sudor que se abría paso entre los poros de la piel, que gritaban desesperados por un poco de aire.

Faltaban unos minutos para la siguiente clase en la que un examen de dos temas sería el patíbulo de los alumnos, que con sus nervios cebaban el ambiente con inseguridad y la percusión del miedo –entonada ese día por los pies de los estudiantes-. Las más curiosas manías brotaban como hongos en otoño desde lo más profundo de los seres humanos. Unos asediaban sus rodillas con golpes como si de un bastión inexpugnable se tratase, otros tironeaban de su pelo como si quisieran arrancárselo imaginando que de esa forma las ideas que hubiesen memorizado en su mente se apareciesen de forma esporádica según las preguntas fuesen sucediéndose en los minutos restantes…

De nuevo el sonido de la campana. Un híbrido entre suspiro de resignación y alarido de horror recorre la clase como un ángel anunciando la inminente catástrofe. El hedor de sudor acaba por imponerse al perfume de los desodorantes. Un silencio mortal.

El sonido de unos pasos suena en la lejanía acompañado del tintineo de unas llaves. Las uñas desgarran la madera de las mesas. Un portazo. “ Cerrad los libros…”

ALEJANDRO RODRÍGUEZ, 4º B

Las gotas de sudor surcaban nuestras caras. Nos movíamos, nerviosos, cansados, dispuestos a saltar del asiento en cualquier momento. Nuestras miradas se cruzaban encontrando ojos vivarachos, deseosos de saltar y de perder la seriedad y la tensión en cualquier momento. El profesor seguía hablando, pero solo oíamos ruido. Ruido. Lo que muchos necesitaban. El ruido del timbre que señalaba cinco minutos de apocalipsis. Ya faltaba menos. Cerrando los ojos se distinguían los sonidos reconfortantes de los libros y los cuadernos cerrándose, hoja a hoja, rozándose, apilándose. Ya faltaba menos. Cinco, cuatro, tres, dos, uno…

El sonido del principio del fin estaba allí. Las sillas y las mesas se batieron, haciendo un ruido infernal. Ya nadie escuchaba al profesor. Nadie sabía qué tenía que hacer al día siguiente, pero eso no importaba. En esos cinco minutos no importaba nada.

Me quedé en el centro de la clase, jadeando, sonriendo. La gente corría a mi alrededor. Otros, en la puerta, reían y hablaban con otros, de otras clases. Sentados en las mesas, otro grupo hablaba con tranquilidad. Y yo estaba en el centro de la sala, de una ciudad sin ley. Todo valía en esa ciudad sin ley; y yo era su juez, jurado y verdugo.

Los gritos me envolvían en una atmósfera que, si la vivías por primera vez, jurarías peligrosa. De repente alguien gritaba y todos se volvían locos. Unos se lanzaban a las taquillas a por el material, otros se sentaban… Todos hablaban bajo y un hombre apareció por la puerta: el profesor de Lengua. Estaba dispuesto a dar toda una época de literatura. Muchos teníamos miedo. Otros no. Pero sabíamos que ya faltaba menos. El apocalipsis se acercaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: